Noticias de MDP PORTAL 7600

Opinion

EL MUNDO DE LO “SOLAMENTE COMPROBADO CIENTÍFICAMENTE”… ES MUY PEQUEÑO Y LIMITADO.

ciencia-sagradaEl Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem), guiado por su Consejo Científico, ha decidido “suprimir secciones colegiales de disciplinas sin evidencia científica”. Secciones, comisiones, registros y actividades de  Médicos Acupuntores, Médicos Naturistas, Médicos Psicoterapeutas y Médicos homeópatas considerados “pseudociencias” (eldiario.es, 2017)[1].

Luego de años de experiencias varias, de formación académica, de experiencias adversas de mi vida que me llevaron a indagar en determinadas cuestiones existenciales, diversos problemas, angustias, alegrías, aciertos, de mi acercamiento con la filosofía, el psicoanálisis, las ciencias naturales en general, la teología, la antropología, entre otras disciplinas, he descubierto que nuestro mundo es vasto e imposible de comprender en su totalidad. Estamos en ese intento constante. Y temo decir, sin miedo a estas alturas, que es insoslayable, insondable (que no se puede entender por completo ni acabadamente, para que se entienda más fácil).

En este intento de entender el mundo, primero “el mío”, he llegado a conclusiones que ponen en jaque esta visión limitada, hegemónica y arbitraria, de lo “comprobado científicamente”. Las cuales paso a explicitar a continuación:

 

- LA CIENCIA NO ALCANZA:

                                                           Primero y principal, hablar de CIENCIA (para que se entienda el primer argumento) sería hablar de un “conjunto de conocimientos objetivos y verificables obtenidos mediante la experimentación y la COMPROBACIÓN CIENTÍFICA”, o para ser más claro la ciencia alude al conocimiento de lo general o “establecimiento de una ley”. Por ejemplo, el agua a nivel del mar hierve a cien grados centígrados, por lo tanto cualquier cantidad de agua a ese nivel va a hervir a esa temperatura.

            Ahora, desde una visión hegemónica (la de la medicina tradicional por ejemplo) se afirma que disciplinas como la acupuntura, la psicología, los conocimientos de medicina natural, la osteopatía son pseudociencias, por no cumplir justamente este requisito, el de la comprobación científica.

            La cuestión errónea de este argumento, que en definitiva desaprueba, desactiva y desestima otras disciplinas, radica en que no todo lo verdadero se puede comprobar científicamente o mediante un método determinado. ¿Se imaginan qué pequeño y limitado sería nuestro universo si solo tuviese importancia y fuese real lo comprobado científicamente?. Para peor, este argumento esconde detrás grandes intereses: sociales, de status quo, económicos (muchas empresas farmacéuticas por ejemplo), entre otros. Con esto no estoy afirmando que algunos medicamentos no sirvan y no sean necesarios, que no se malinterprete.

            O sea, lo que es ciencia, sería muy poco y limitado porque tendría que seguir parámetros estrictos de comprobación y un contexto que se mantenga siempre en las mismas condiciones para que no se altere el resultado. Ahora, sabemos con más razón todavía, que el ser humano es variable, que sus enfermedades, males o padecimientos son MULTIFACTORIALES. Solo hacer ciencia sería limitarse a mirar una parte ínfima, la justamente observable, verificable, física.

            Creo, con bastante seguridad, que el FRACASO de muchos tratamientos se debe propiamente a este razonamiento limitado y a no contemplar al sujeto como un todo interrelacionado. Sin mencionar la omnipotencia de creer que si el padecimiento de una persona no está al alcance de nuestro conocimiento, no existe, es “incurable”, “no tiene solución”, es “crónico”, como relatan muchos pacientes en la consulta.

            Si bien no debería catalogarse a algunas disciplinas como pseudociencias, tampoco creo que la sola ciencia alcance.

 

- EL PUNTO DE PARTIDA ES CONTRADICTORIO EN SÍ MISMO:

                                                                                                                      Esta premisa o argumento es propio de una visión filosófica llamada POSITIVISMO, que afirma que “el único conocimiento auténtico es el científico y que tal conocimiento solo puede surgir de la afirmación de ciertas hipótesis. La única forma de conocer es la experiencia comprobada o verificada mediante los sentidos”. Siguiendo este razonamiento, lo que no sigue estos parámetros es inválido, falso y no auténtico y verdadero.

Con respecto a esta premisa (TODO LO VÁLIDO ES LO COMPROBADO CIENTÍFICAMENTE) el principal error es que ella misma no puede ser comprobada por su propio método. O para que se entienda mejor, NO SE PUEDE COMPROBAR CIENTÍFICAMENTE QUE SOLO LO VERDADERO SEA LO COMPROBADO CIENTÍFICAMENTE. Estaríamos partiendo de un absurdo. 

 

- La CURA o REHABILITACIÓN como una CONSTRUCCIÓN CONJUNTA:

                                                                                                                                            La medicina tradicional afirma o parece tener inherente en su visión que el profesional de la salud tiene una verdad objetiva que viene a impartir hacia un otro, el cual viene a ser curado, como tomando esa objetividad y no produciendo ninguna modificación en ella. Si así de fácil fuese, todos los tratamientos darían el mismo resultado porque no actuaría la propia subjetividad del enfermo. Esta rígida visión deja de lado a un otro, el cual ayuda a “construir” su propia cura o rehabilitación, ya sea con su subjetividad o con un determinado saber, por más pequeño que sea.  

            Pienso que hay que enseñarle al paciente lo que padece, tratar de que lo comprenda aunque sea con una simple analogía (ejemplo). Hete aquí la importancia de poder adaptar nuestro lenguaje.

Disiento completamente con esta visión, que forma parte de un modelo médico tradicional llamado PATERNALISMO, en donde el profesional viene a hacer de “padre” de un paciente “hijo”. Donde podemos visualizar una imagen o analogía con la concepción tradicional de la educación, en donde un maestro (el que sabe) enseña a un otro que no sabe, el alumno (que etimológicamente significa  sin conocimiento).

            En esta relación asimétrica, piramidal, el profesional de la salud “cura” mediante el acto de impartir un conocimiento, que “otorga luz” a un otro que viene a ser sanado, por una especie de verdad revelada. Esta visión “echa por tierra” la relación constructiva entre el paciente y el profesional de la salud, de la cual creo se constituye la rehabilitación (volver a habilitar).

 

- La llamada “TERAPIA ALTERNATIVA”.

                                                                       Con respecto a esta catalogación de ALTERNATIVO a todo lo que no sea lo médicamente tradicional como la acupuntura, la homeopatía, la kinesiología, entre otras disciplinas, podríamos afirmar en contrapartida que todo lo que no es alternativo sería ESENCIAL, PRIMARIO, PRIMORDIAL.

¿PRIMORDIAL? ¿PRIMARIO? ¿Quién define qué es lo alternativo y qué no lo es? ¿Quién posee la facultad, potestad o capacidad de definirlo? Evidentemente esto está relacionado con la construcción de las verdades. Es sabido que una verdad se construye por varios factores, uno de los cuales es el poder, que a su vez está sustentado por el dinero o por la fuerza, o por una conjunción de ambos. El poder económico es dueño de los medios de comunicación dominantes, los que tienen mayor difusión, los que más “consume” la población. Los medios de información (o desinformación) con mayor poder de difusión son, a su vez, los que poseen el mayor poder económico, por el simple hecho de poseer los mayores recursos audiovisuales. Por consiguiente, estos medios son los que imponen la “agenda diaria”, o sea las noticias más relevantes, de las que toda la sociedad habla. Podemos inferir, en tanto lo dicho, que relativamente no hay informaciones menos o más importantes, sino que este parámetro de relevancia lo establecen el poder y la capacidad de difusión de un medio de comunicación. Por lo tanto, si este medio de comunicación es una empresa privada que vela por sus intereses económicos y no por los de la mayoría de la población, va a prevalecer o predominar una mirada con tendencia a sus propios beneficios. Ya sea en forma de propagandas tendenciosas, que pueden incluir convenios con corporaciones o con empresas farmacéuticas determinadas, o por medio de la simple repetición de informaciones concretas, por ejemplo, reforzando una creencia sobre determinado tema… Y FINALMENTE, construyendo VERDADES… Se deduce, que los que no tienen el poder económico, los medios de comunicación, las herramientas necesarias, los recursos audiovisuales suficientes, no pueden manifestar ni hacer que se evidencien sus realidades o puntos de vista. No tienen la capacidad de generar verdades, NO TIENEN “VOZ”, y casi siempre son catalogados de ALTERNATIVOS o ANORMALES por los poderes dominantes.  

 

- CONCLUSIÓN:

                                   Creo definitivamente que la ciencia sirve demasiado, que ha generado avances significativos en lo concerniente a la salud, bienestar, mejoría de la calidad y expectativa de vida. Me considero un apasionado de la ciencia. Ahora, no podemos ni tenemos ningún derecho a cancelar otras expresiones o disciplinas que mejoren la calidad de vida de las personas. Si hay alguien que actúe de juez, para determinar el uso e injerencia de una u otra disciplina, tendrá que ser el propio paciente, no los mismos profesionales de la salud. No se puede ser juez y parte. Nadie nos otorgó esa facultad. En casos particulares, de ejercicio ilegal por ejemplo, la competencia será de los Colegios pertinentes a cada disciplina.

            Pienso también que hay que concebir al paciente como una globalidad interrelacionada. Tenemos que dejar de decir que vienen al consultorio “esguinces, desgarros o enfermedades”, y en lugar de eso hablar de personas que padecen. Porque la enfermedad no existe como una entidad en sí misma. Es una sola, particular y única forma presentada por un sujeto (sujeto a emociones, una cultura,  religión, formación, educación, miedos y recuerdos determinados)

            NO SE PUEDE SABER TODO, por lo tanto no estoy criticando las especializaciones. En lo que disiento profundamente es en el rechazo de disciplinas que actúan como coadyuvantes para la rehabilitación de una persona.

 

- UNA POSIBLE SOLUCIÓN:

                                                   El trabajo inter o transdisciplinario.

 

        

                           JUAN IGNACIO RODRÍGUEZ MONTEVERDE (Licenciado en Kinesiología)

 



[1] eldiario.es. (2017). El Colegio de Médicos de Madrid elimina su comisión de homeopatía por no tener base científica. [online] Disponible en : http://www.eldiario.es/sociedad/homeopatia-pseudoterapias-salud_0_644286002.html [ Acceso: 23 de mayo de 2017].

      

Publicidad