Noticias de MDP PORTAL 7600

Opinion

Transporte Publico: Hay monopolios que cada año crecen más

Linea 591 25 demayo srlLamentablemente, hay monopolios que cada año crecen más. Tal es el caso de Transportes 25 de Mayo S.R.L, a cargo del vasquito Juan Inza. La flota de sus empresas es relativamente moderna, aunque el mantenimiento de las unidades y la frecuencia de muchas líneas genera preocupación e indignación para aquellos usuarios permanentes del colectivo.

   La “gesta” de los Inza comenzó allá por el año 2004: tras la caída de la empresa Martín Guemes S.A, se quedó con sus líneas y también, con aquellas ex M.O La Marplatense que la Guemes prestaba desde el año 2000. Esto le sumó muchos recorridos: 521,522,523,525,591 y 593. Inexplicablemente anuló las líneas 524 y 526. La primera no tuvo reemplazo alguno, causando hasta el día de hoy un “hacinamiento” de pasajeros en la 523 al no tener esta su viejo recorrido auxiliar. La segunda fue “sustituida” por el 522 (adoptó el recorrido de la 526) y por el 533, que termina en el Puerto y su “frecuencia” es de cincuenta minutos los domingos, y de cuarenta un día hábil. La 591 se mantiene como antes, pero la 593 sufrió un espantoso ajuste: en 2011 su recorrido se dividió en dos (Ramal “Regional” y Ramal “Casino”). El primero quedó con una frecuencia aceptable, pero el segundo se encuentra cada vez en peores condiciones: empezó con una frecuencia de treinta y cinco minutos, y ahora se redujo a cuarenta, haciendo la espera del colectivo un momento de bronca e indignación por todos los ajustes que realiza Juancito Inza.

  Entre 2006 y 2008 realizó otras importantes adquisiciones: se quedó con la 12 de octubre, El Libertador y T.O General Pueyrredon. Aunque las líneas se mantuvieron tal cual estaban, su servicio no es el mejor. Muchos choferes manejan pésimamente mal, y líneas neurálgicas con mucho caudal de pasajeros, como el 571, tardan en venir incluso en horas pico. Y en 2011 absorbió la 581, prestada en aquel entonces por la Peralta Ramos. Semanas después de empezar a operar la línea, alargaron su recorrido hasta el Faro, el cual terminaba en el Puerto hasta ese entonces, tras un largo recorrido desde el G.A.D.A 601, más precisamente en el límite entre General Pueyrredon y Mar Chiquita.

Luego de dos años sin sumar otras líneas, a mediados de 2014 se queda con la 221. De esta forma eliminó la “competencia” de líneas en la costa. En esta oportunidad, Inza aprovecho el momento de crisis que atravesó El Rapido, para que estos le alquilen la 221 al menos hasta el año 2020. Por tratarse de un “alquiler”, los ingresos son compartidos: una parte llega a Eduardo Beccio (ex dueño de la linea 221) y la otra a Juancito Inza. Pese a esto, ha realizado muchos cambios visibles: la llamó Costa Azul y ha puesto unidades usadas de las otras empresas. Además realiza el recorrido entre Mar Chiquita y Santa Clara mediante un servicio rondín, que se presta con una unidad en temporada baja y con dos en la época veraniega. Aunque ha efectuado algunos cambios, recibe constantes quejas de los vecinos de Santa Clara y alrededores: su frecuencia es muy mala y su tarifa hasta Mar del Plata vale 18 pesos, perjudicando a muchos pasajeros que tienen el Costa Azul como único medio de transporte para concurrir a sus trabajos o trámites habituales.

  En 2015 aprovecho la crisis de la Peralta Ramos para empezar gerenciándola, y efectuando la compra de la empresa en diciembre de ese mismo año. El estado de casi todas sus unidades es lamentable debido al maltrato que sufren desde hace un año y medio. Algo positivo es que el ramal “Chapadmalal-Las Brusquitas” de la línea 511, ha aumentado su frecuencia: paso de dos horas a cuarenta minutos, transformándose en una seria competencia a la línea 212 de Beccio, al menos en el tramo que corresponde a General Pueyrredon.

  Este año ha continuado con su expansión. Pudo extender la línea 221 a Miramar y prestar el nuevo servicio con una frecuencia de 45 minutos. El recorrido empieza en Santa Clara y es de carácter diferencial, con asientos de media distancia y aire acondicionado. Hasta ahora lo llevan a cabo cinco unidades 0km, con motor delantero y chasis largo, que además cuentan con tecnología Euro 5. Además, ha absorbido una empresa muy humilde como lo era Expreso Mar del Sur: su recorrido entre Miramar y Mar del Sur, pasó a ser prestado por la Costa Azul desde el día lunes. El servicio es casi idéntico al de su anterior prestataria, con una tarifa de 17 pesos. De todas formas se va a extrañar a Miguelito haciendo el recorrido urbano de General Alvarado.

  Aparte de la gran cantidad de líneas y empresas con las que cuenta, ha sido muy funcional a los gobiernos de turno. Tanto Pulti como Arroyo avalaron sus pedidos de aumento del boleto, pese a cargar con una causa por choferes fantasma en la empresa 12 de octubre. Tampoco se ha mostrado dispuesto a implementar el boleto gratuito para estudiantes terciarios y universitarios. Su forma de manejarse es la de un típico empresario ajustador: desde 2010-2011 se ha “casado” con la carrocería Metalpar, habiendo en casi toda la flota una sola carrocera (algunos Nuovobus y La Favorita son la excepción). Los timbres de muchas unidades no funcionan, pudiendo bajar sólo si el chofer mira para atrás y nos ve parados en la puerta de descenso.

 

  Para concluir esta redacción, puedo decir que Juancito Inza pretende cada vez menos frecuencia y menos servicios, implementando una política ajustadora muy parecida al ajuste que lleva Macri en nuestro país. En estas elecciones que se avecinan, espero que aparezca algún candidato dispuesto a bajarle el pulgar al “vasquito”, que tanto mal le está haciendo al transporte urbano de Mar del Plata.

      

Publicidad